¿Cómo reequilibrar la piel?

Se debe prestar atención tanto a la higiene como a los cuidados hidratantes diarios y semanales.

1. Higiene en la piel mixta

Todas las pieles necesitan una limpieza diaria. Lo recomendable son dos veces al día, por la mañana y por la noche.

La higiene debe ser suave para no resecar todavía más las zonas más secas de la piel. 

Para ello hay productos de limpieza específicos para pieles mixtas.

Normalmente, y dependiendo de la piel, si su tendencia es más a grasa que a piel seca, sería utilizar productos que sean retirados con agua.

Parte de la higiene y limpieza es fundamental el uso semanal de exfoliante y mascarilla limpiadora.

Una vez esté la piel limpia, utilizaremos una o dos veces a la semana (dependiendo si la piel tira más a grasa que a normal), un exfoliante adecuado y una vez lo hemos retirado, aplicaremos una mascarilla que limpie los poros en profundidad en la zona o zonas donde estén los poros.

2. Tónico para piel mixta

Es muy aconsejable utilizar un tónico que al mismo tiempo que hidrate la piel, le aporte sus necesidades como son los antioxidantes, tonificantes, al mismo tiempo cierre los poros para que no vuelvan a obstruirse e incluso le den un aspecto más mate a la piel si es uno de los fines que buscamos.

3. Hidratación de la piel mixta

La hidratación es fundamental, debemos hidratar todo el rostro y no únicamente las zonas que notamos más secas. Las pieles más grasas incluso tienden a la deshidratación por no aportarle el agua suficiente a la piel.
 
La elección de la crema o del fluido dependerá si buscamos simplemente una hidratación o si además queremos que ejerza un efecto anti-envejecimiento.
 
Las cremas o fluidos siempre deben ser no comedogénicas, es decir, que no provoquen un comedón, granito u obstrución a la piel.
 

Piel grasa

Es la piel gruesa con poros grandes y abiertos. A menudo presenta brotes de acné y espinillas, sobre todo alrededor de la boca, el mentón y el cuello. Al tacto, es aceitosa o húmeda. Es una piel fría, por lo que los ambientes gélidos la agravan. Alcanza su plenitud en climas templados y más bien secos.

A veces ocurre que en vez de encontrarnos una piel grasa resistente y bien hidratada, nos encontramos con una piel grasa y seca a la vez. En estas pieles se observan dos zonas bien diferenciadas, la zona medio facial, auricular y la frente que tiene todas las características de una piel grasa, y las mejillas que se manifiesta con aspecto mate y marchito.

En las pieles grasas deshidratadas hay un aumento de la actividad de las glándulas sebáceas, pero deficiente protección de la película hidrolipídica. Las características de este tipo de piel serían las siguientes.

  • Aspecto brillante y marchito
  • Poros perceptibles a simple vista
  • Superficie opaca con descamación fina, sobre todo en las mejillas
  • Áspera y seca al tacto
  • Tendencia a enrojecer y a irritarse. Le afectan los cambios de temperatura.
  • Pigmentan bien al sol, pero son irritables, tienden a congestionarse.
  • Aparición de arrugas más o menos evidentes.
  • Particular intolerancia el agua y detergentes comunes, por lo que suele llamarse “seborrea irritable”.

Piel mixta

La piel mixta se caracteriza por tener partes con zonas normales o secas con otras zonas grasas en la piel facial.
Se distingue por el aspecto brillante en la zona “T”, es decir en la barbilla, la nariz y la frente. La parte de las mejillas son normales o secas.
La zona T es más grasa debido a que las glándulas sebáceas de esta zona del rostro son más activas o  que estas glándulas sebáceas están inflamadas. La inflamación puede ser debida incluso a una proliferación bacteriana o fúngica.
 
El problema frecuente de una piel mixta es la aparición de granitos o acné en las zonas grasas o simplemente muchos brillos y poros dilatados en la zona de la nariz y barbilla.
 
Puede ocurrir el problema que al intentar usar productos para la piel grasa, las zonas más secas pierdan su capa lipídica natural y se reseque aún más la zona de las mejillas.
Para que ello no ocurre se deben emplear productos de limpieza específicos para pieles mixtas.
Otras veces ocurre lo contrario, debido a que la piel en las zonas de las mejillas está seca, incluso a llegar a irritarse, la tendencia es a ponerse cremas muy densas que obstruyen más los poros de la zona de la barbilla y nariz provocando la aparición de un aspecto no saludable. 
 
 
 

 

 

 

 
 
 

RECOMENDACIONES

Contactenos
Necesitas ayuda